Apoya

A pesar de las victorias militares contra Daesh (Estado Islámico), así como la estabilización y expansión de la revolución en el Norte de Siria, la Auto-Administración Democrática sigue bajo presión. Asediada por ambiciones hegemónicas y violentas amenazas, Rojava tiene que gastar la mayor parte de sus recursos en su defensa. El embargo contra la población de Rojava ha creado grandes necesidades, pero sobretodo de profesionales cualificados: personal médico, ingenieros, profesores y traductores. Pero no sólo se necesitan expertos – también se busca gente comprometida con ideales.

No somos una ONG, no somos turistas. No venimos a mostrar a la población de Rojava cómo hacer una revolución, ni tampoco queremos importar la subcultura de izquierdas euro-blanca. Al integrarnos en la cultura local y en la sociedad podemos ser una parte significativa de la revolución.