Catalunya no está sola! Solidaridad desde la comuna internacionalista de Rojava

El grito del pueblo catalán que reclama independencia resuena por todo el mundo

Desde la común internacionalista de Rojava, al oeste de Kurdistán, queremos mostrar nuestro apoyo con el pueblo catalán: Toda nación tiene que poder decidir su futuro. El deseo de libertad de Cataluña, herencia de siglos de historia, demuestra la voluntad de un pueblo que reclama autodeterminación. Que un estado central se imponga a la fuerza contra la identidad de un pueblo, es un ataque contra los principios más básicos de la democracia. La represión con que la el Estado español está respondiendo, nos recuerda de donde proviene este Estado, heredero del golpe militar que condujo a la guerra civil.

Cataluña tuvo un papel muy destacado en la revolución del 1936, donde el auto-organización popular hizo frente a la sublevación militar fascista. El pueblo se levantó en armas para hacer frente al ejército nacional español, que acabar liderado por el general Franco. Las brigadas internacionales que asistieron la revolución, respondiendo al llamamiento de varias organizaciones socialistas para luchar contra el fascismo, sueño hoy un referente por los internacionalistas de todo el mundo.

La muerte de Franco en 1975 se vivió con ilusión, pero la falácia de la falsa transición democrática significó la continuidad del régimen franquista, reprimiendo con violencia las ansias de libertad de la gente que sufría la dictadura. A día de hoy, la independencia del pueblo catalán puede abrir la puerta a una renovación democrática, y la solidaridad mostrada por los otros pueblos oprimidos por el estado español, como el vasco, el gallego, el andaluz, o el castellano, es una clara muestra de la voluntad popular de poner fin a este régimen postfranquista. Las catalanas y catalnes que estamos en Rojava seguimos la situación de Cataluña con esperanza.

La sociedad de Rojava nos demuestra que la autonomía de uno pueble auto-organizado es posible. El proceso revolucionario que se construye día a día en Kurdistán ha costado sudor y lágrimas, pero a día de hoy Rojava es un ejemplo de libertad y democracia, especialmente en la lucha de las mujeres. Sabemos que el Estado español no lo pondrá fácil, el camino hacia la autonomía no es un camino sencillo. Pero el pueblo curdo será siempre junto a los pueblos que deseen vivir en libertad, pues la solidaridad es la ternura de los pueblos, y la vida empieza donde acaba el Estado.

Leave a Reply