Entrevista a la Comuna Internacionalista de Rojava

 

Desde el inicio de la revolución de Rojava, enmarcada en un contexto de dramático conflicto bélico, muchos han sido los internacionalistas que se han desplazado a la región para apoyar las iniciativas revolucionarias que está poniendo en marcha el movimiento popular kurdo. Desde DV hemos tenido la oportunidad de realizar una entrevista con compañeros de  Comuna Internacionalista de Rojava quienes a través del correo electrónico nos relatan la experiencia de un proyecto que se está desarrollando in situ en la propia Rojava y que busca fortalecer la solidaridad internacional con la lucha del Kurdistán.

¿En qué consiste exactamente el proyecto Comuna Internacionalista de Rojava?
Muchos de las compas que han venido con YPG/J no han podido participar en otros aspectos de la revolución. Y solo han visto un lado de la revolución. Nosotras estamos construyendo la plataforma que permitirá a futuras internacionalistas participar en todos los aspectos de la revolución: en las cooperativas, en las comunas, en las organizaciones autónomas de mujeres, …
La Comuna Internacionalista de Rojava es un proyecto que nació para mejorar la colaboración de las Internacionalistas en Rojava – con el apoyo del movimiento de jóvenes de Rojava-. Actualmente nuestro objetivo es construir una academia que permita a más internacionalistas participar en la Revolución de una forma auto-critica y critica.

En la academia se organizarán perwerdes (educaciones) de tres meses, donde internacionalistas que llevan años trabajando en Rojava, compartirán sus experiencias, además de profundizar en la ideología de la revolución de Rojava y aprender kurdo. Siguiendo las líneas revolucionarias del movimiento kurdo, dos aspectos importantes en la academia serán vivir de forma comunal y desarrollar una personalidad militante.

Una de nuestras prioridades será desarrollar un método de trabajo que desafié los aspectos de la sociedad capitalista, patriarcal y eurocéntrica que hemos interiorizado. Finalmente, como internacionalistas, vemos importante conectar las luchas locales de nuestras ciudades con la revolución en Rojava. La lucha en Rojava está conectada a la lucha de la PAH, de los manteros, y de los centenares de proyectos comunales en todo el mundo. Todos somos parte de un mismo movimiento, que lucha día y noche contra la modernidad capitalista; en diferentes lugares y con diferentes estrategias, pero una misma lucha.

¿Cómo es la actual situación del conflicto en Siria y cuál es el papel qué en él están jugando los kurdos?
YPG/J sigue liderando la lucha contra Daesh, en Raqqa. Actualmente, esto solo es posible con el apoyo de la coalición liderada por USA, pero aquí todas las compas saben que los Imperialistas tienen sus propios planes para la región y que no son nuestros amigos. Además, está defendiendo Afrîn de los ataques del ejército Turco y Membij de los ataques del Ejercito Libre de Siria (apoyados por Turquía).
Aunque es posible que estemos viendo la última etapa de la guerra contra Daesh estamos lejos del final: el Régimen de Assad sigue con su guerra de baja intensidad contra Rojava (especialmente en el área de Heseke), Irán se está preparando entrar en el conflicto de forma más directa, las fuerzas reaccionarias de Barsani (KDP) siguen con el embargo, y USA intenta coaccionar YPG/J para cumplir sus objetivos imperialistas…Con Daesh (Estado Islámico) contra las cuerdas, estamos viendo como otras fuerzas reaccionarias empiezan a participar de forma más activa en Siria, y no solo con ataques militares, pero también con ataques a la sociedad (introducción de drogas, embargo, …).

¿Cómo describirías el proceso revolucionario que se está viviendo en Rojava?
Diverso y complicado. La región del Norte de Siria históricamente ha sido el campo de batalla político durante décadas. La identidad y culta kurda fue reprimida duramente. Se prohibió el idioma kurdo, se prohibieron los bailes y la música tradicional, y toda la historia kurda. Mientras que otros grupos fueron integrados en el proyecto de Estado-Nación de Siria. Intentado crear una sociedad heterogénea y hegemónica clave para el funcionamiento del estado-nación. Además, en las regiones de mayoría Kurda, sufrieron un proceso de “arabización” – personas de otras regiones del país fueron forzadas a migrar a las ciudades con mayoría kurdas – además de una gran represión económica (prohibición de desarrollo industrial, imposición de monocultivo, destrucción de los recursos naturales…).

Uno de los objetivos de la revolución ha sido revivir la culta Kurda, además de empezar un proceso de reparación en la región, tanto económica como ecológicamente. Poco a poco se empieza a diversificar la agricultura, docenas de santuarios naturales (zonas protegidas) han sido creadas, esto acompañado de un mayor control de los recursos naturales. Además, se empieza a crear una industria más ecológica dentro de las cooperativas. Esto entra dentro de un marco económico anti-capitalista, que tiene como objetivo establecer una económica de apoyo mutuo que no depende del dinero.

 

Los movimientos revolucionarios en Rojava, han hecho un gran esfuerzo para incluir a todas las etnias de la región en la revolución. Por ejemplo, YCR/YJC (Movimiento de Jóvenes y Movimiento de Mujeres Jóvenes de Rojava), tiene grupos autónomos para turcomanos, árabes, asirios… Estos grupos autónomos tienen la capacidad de participar en la revolución, sin sacrificar su identidad, y pueden de forma directa proteger sus intereses sin verse coaccionados por la mayoría kurda de la región. Este mismo proceso, se ha llevado acabo con las fuerzas de defensas, de las cuales existen grupos autónomos para todas las etnias y grupos religiosos de la región.

¿Cuál es la situación de los internacionalistas en Rojava?
Gran parte de las internacionalistas que se han unido a la revolución de Rojava, han participado en la defensa física (armada) de la revolución. Esto significa que el movimiento internacionalista ha descuidado otro aspecto muy importante de la revolución: la defensa ideológica y material de la revolución. No podemos olvidar que una revolución no significa sólo la destrucción de la civilización capitalista y moderna actual, pero también la construcción de una nueva. Tenemos que deconstruir: construir mientras destruimos y destruir mientras construimos.
Esta es una de las razones por las cuales creemos que es necesario empezar la comuna. Tenemos que llegar a un equilibrio. Mientras defendemos la revolución del Daesh, Turquía y otras fuerzas reaccionarias, tenemos que participar en la construcción de una alternativa, pero jamás podremos hacer esto sin antes trabajar nuestra personalidad e ideología que viene definida por nuestra socialización capitalista, patriarcal y eurocéntrica.

¿Cómo se puede apoyar a Rojava y la lucha de los kurdos desde los diversos lugares del planeta?
Para apoyar cualquier revolución lo más importante primero organizarse de forma local. La revolución será internacional o no será. ¡Tenemos que desafiar el sistema capitalista y construir alternativas, en Rojava y en España!
Para apoyar de forma más directa la revolución de Rojava, lo primero es compartir con todas lo que está sucediendo. Es importante que todas vean que en Rojava no es simplemente una lucha por la liberación de Kurdistán, sino una nueva propuesta, un nuevo giro descolonizador que desafía el sistema capitalista moderno. Organizar talleres, charlas, etcétera es imperativo. Hay varios textos claves que se pueden descargar e imprimir gratis online (algunos en nuestra web) . La primera línea de defensa en Europa es la ideológica. También, se pueden organizar de forma colectiva para apoyar la Comuna y otros proyectos en Rojava, como Ayuda Roja en Suiza está haciendo , u otros colectivos han hecho.

Leave a Reply