Crear una, dos, muchas Rojavas – Llamada de una Internacionalista

4941 0

Queridas camaradas, queridas amigas,

Os escribimos en estos tiempos de resistencia histórica y sobre todo queriendo recordar una vez más a todas las luchadoras por la libertad que dieron sus vidas para defender la revolución. Queremos recordar a Şehîd Amara Renas, Şehîd Dayê Aqîde y Şehîd Hevrîn Xalef, que representan la voluntad de las mujeres combatientes, así como Ş Ceren Güneş de Turquía y Ş Andok Cotkar, de Alemania, que defendieron con su vida el valor del internacionalismo. Nunca olvidaremos a las otras miles de hermosas personalidades que lucharon por la humanidad y contra la brutalidad del fascismo y la modernidad capitalista. En estos tiempos debemos ocuparnos más que nunca de la herencia de nuestras mártires, que nos recuerda que debemos seguir luchando, reflexionando y mejorando. Esta es la verdad detrás del éxito de nuestra lucha por la libertad y la dignidad.

Saludamos a todas las combatientes en primera línea en las filas de las unidades de defensa del pueblo y de la mujer que resisten a la guerra de agresión, a todas las madres que cuidan a las combatientes, a todas las jóvenes que se oponen a las fuerzas de ocupación con piedras y cócteles molotov, a todas las médicos que salvan vidas todos los días, a todas las que siguen organizando, agitando y conviviendo con la sociedad la autogestión democrática y la autodefensa, a todas las periodistas que hacen que la resistencia histórica se haga visible al público.
Saludamos a todas las que resisten sin descanso en las cárceles estatales, en las montañas del Kurdistán o en las calles de las metrópolis.
Saludamos también a todas los que se han movido, se han organizado y han llevado a cabo acciones en todo el mundo en las últimas semanas.

Con miles de acciones, desde pancartas y manifestaciones masivas hasta acciones de desobediencia civil y acciones más militantes, hemos atacado a los especuladores de esta guerra y les hemos demostrado que ya no aceptaremos el fascismo turco y sus planes internacionales contra los pueblos que buscan la libertad. Hemos dado una gran señal de solidaridad internacional y hemos demostrado al mundo que apoyamos los valores y a los mártires de esta revolución.

También hemos visto el legado de 7 años de revolución, que ha costado la vida a 11.000 amigas y ha dejado más de 20.000 heridas, y los resultados de todos nuestros esfuerzos durante estos años y lucha común. Esto ha sido demostrado sobre todo por las reacciones de los movimientos feministas, ecologistas y juveniles, que están en las calles todos los días en muchos lugares, con consignas como “Todas juntas contra el fascismo”, “Todas juntas contra el patriarcado” y “Viva la resistencia de Rojava”. También en Irán, Irak, Líbano, Chile, Bolivia y Hong Kong los pueblos se rebelan contra el sistema del robo, la opresión y la explotación. El ataque contra el norte de Siria es uno de los muchos ataques directos contra todas nosotras, por lo que tendrán que enfrentarse a nuestra resistencia mundial.

También queremos recordar que esta guerra es un paso más de las fuerzas imperialistas, en primer lugar de la OTAN, que está utilizando al Estado fascista turco y sus fuerzas yihadistas contra la sociedad y mujeres de Oriente Próximo. La base de esta guerra es la mentalidad patriarcal y capitalista y también este ataque apunta principalmente a la filosofía de Rêber Öcalan y a la libre voluntad del pueblo kurdo, así como a los valores democráticos socialistas y feministas en todo el mundo.

Cuando el movimiento de liberación kurdo continuó su lucha con un nuevo paradigma de socialismo después del colapso del socialismo real y especialmente después de la inesperada revolución en Rojava con el papel pionero de la mujer, el mundo de los capitalistas, que han declarado el fin de la historia, se ha visto seriamente sacudido. Mientras que las fuerzas estatales no pueden ver la luz al final del túnel, cegadas por sus sucios intereses de lucro, Rojava se ha convertido en una luz brillante de la democracia de base, la libertad de las mujeres y la ecología social.

Queridas amigas,

Nosotras, que hoy como internacionalistas en Mesopotamia estamos codo con codo con nuestras amigas árabes, kurdas, armenias y sirias por la causa de la libertad, sentimos realmente que en esta resistencia existencial también estamos luchando en nombre de toda la humanidad. La filosofía de Rêber Ocalan y la práctica del movimiento de liberación kurdo, así como la revolución democrático-confederal en el norte de Siria, se han convertido en la voz de las sociedades oprimidas de Oriente Medio. La legitimidad de esta lucha ya no se discute hoy. Con la guerra contra ISIS, nuevos estándares de libertad y dignidad surgieron bajo el papel pionero del movimiento de mujeres, que al mismo tiempo expuso la hipocresía occidental de la democracia, los derechos humanos y la paz a todo el mundo.
La máscara de las ilusiones lucrativas, asesinas y destructivas de los gobernantes fue derribada y el mundo entero ve su fealdad croante. Aquí intentamos compartir con el mundo la belleza de una sociedad en resistencia y autodeterminación.

Pero la realidad del enemigo es algo que nunca debemos subestimar. Así como en este período las sociedades que resisten se han acercado un poco más, las fuerzas estatales se han unido y a todas y cada una se les ha dado un papel especial en su guerra contra la sociedad. Como movimiento revolucionario estamos obligadas a dar todos nuestros pasos en consideración y conocimiento del enemigo, a respirar, vivir, reflexionar y luchar de acuerdo a esta conciencia. Sin conocer la realidad del enemigo, todos nuestros intentos revolucionarios siempre serán inadecuados y fracasados. Por lo tanto, es una responsabilidad fundamental analizar adecuadamente al enemigo, calcular sus próximos pasos, y hacer los preparativos necesarios y dejar que entre en el vacío. Por eso viviremos las 24 horas del día en la certeza de los ataques enemigos y mejoraremos nuestro trabajo, nuestra actitud y ritmo revolucionario, sin pausa, y demostraremos nuestro espíritu de resistencia. Así que decimos bien alto que no habrá lugar para los fascistas en esta tierra.

Hoy estamos en una gran guerra contra este enemigo en todo el mundo y especialmente aquí en Kurdistán. Esta guerra no es sólo militar. Contra nuestra lucha por la dignidad y la libertad se libra una guerra de exterminio. Se están produciendo fuertes ataques militares, culturales, sociales, económicos y psicológicos. Es una guerra que especialmente está dirigida por la OTAN. La misión de la OTAN siempre ha sido, y sigue siendo, únicamente proteger los intereses capitalistas occidentales y desmantelar los movimientos comunistas, socialistas y progresistas en todo el mundo. Así como la OTAN apoyó a todos los regímenes golpistas fascistas del siglo XX sin excepción, también hoy respaldan al régimen de Erdogan.

El fascismo turco intenta atacar desde Bakûr (Kurdistán del Norte) hasta Rojava, desde las zonas de defensa de Medya hasta Mexmûr y Sengal, y su líder Erdogan ha jurado ocupar todas las regiones del Kurdistán con sus sueños neo-otomanos desde Afrin hasta Bradost. Muchas ciudades siguen en estado de emergencia después de que cientos de civiles fueran masacrados en 2016 por la resistencia urbana y quemados en sótanos. Especialmente con los métodos del servicio secreto y la alta tecnología militar, el ejército turco trata de vencer a la guerrilla que asusta al Estado turco y da a la población el valor de resistir al fascismo. Los crímenes de guerra sistemáticos y los ataques a la infraestructura civil y las ejecuciones selectivas, así como los ataques con bombas con apoyo a las células dormidas de ISIS en la actual guerra de agresión contra Rojava, tienen como objetivo instar a la población a huir y llevar a cabo la limpieza étnica y el cambio demográfico.

Las mujeres en particular son el blanco de los ataques del sistema capitalista, de los cuales las atrocidades del SI son sólo los ejemplos más brutales. El asesinato y la violación de las mujeres organizadas de Rojava es un intento de romper la sociedad en su conjunto, los valores de la libertad de la mujer se oponen a la ley Sharia. Los ataques culturales también continúan. La lengua, las canciones y los bailes kurdos, la historia del Kurdistán es negada, prohibida. En Hasankeyf, la cultura kurda de 12.000 años de antigüedad se hunde y en África se destruye o se vende el patrimonio cultural, también la histórica Sûr de Amed ha sido arrasada hasta los cimientos. El genocidio de los armenios, yezidis y asirio hace 100 años se repite hoy exactamente en la región a la que huyeron los sobrevivientes de esa época. Los pueblos y culturas más antiguos de la historia de la humanidad deben ser exterminados para dar paso al Islam y al neoliberalismo. En las montañas de Dersim, los bosques son quemados y sobreexplotados, miles de presas han destruido completamente la naturaleza y han dejado a la población de Rojava sin acceso al agua, y la guerra con sus miles de millones de toneladas de explosivos y armas químicas ha contaminado toda la región. Dondequiera que lleguen las manos del fascismo, toda la cultura kurda y los ecosistemas que alguna vez estuvieron intactos son saqueados y robados.

Miles de presos políticos están en prisión, se están estableciendo administraciones forzadas en todas partes, el derecho al voto está prácticamente suspendido y el Partido Democrático de los Pueblos (HDP) está a punto de ser prohibido. Los ciudadanos que no apoyen la guerra serán acosados y los que defiendan la paz serán encarcelados. Todas las instituciones de los medios de comunicación están alineadas por la fuerza por el Estado y el plan nacional de educación ahora lleva la yihad en lugar de la teoría de la evolución. Y la crisis económica, intensificada por la política militar, está llevando a muchas personas y familias enteras al suicidio.

Es importante repetir que el Estado turco sigue la misma política en Rojava que en Bakur (Kurdistán del Norte). La ocupación de Rojava también tiene lugar en Bakur y Başur (Kurdistán del Sur). Por lo tanto, no debemos concentrar nuestra resistencia sólo en Rojava, sino que debemos centrarnos en el aplastamiento del fascismo turco en Bakur y Turquía para encontrar una solución. Si se detiene la campaña de exterminio contra las fuerzas democráticas y especialmente contra la sociedad kurda en Bakur, esto también significa impedir las masacres en otras partes del Kurdistán. Por el contrario, la falta de resistencia lleva al fortalecimiento del fascismo y a la intensificación de los ataques contra las otras partes. Para evitar la amenaza contra Rojava y Başur, se deben tomar medidas contra los ataques en Bakur. También la resistencia en Europa puede jugar un papel importante.

La fuente de fuerza y fe de todo movimiento revolucionario es la sociedad, especialmente el pueblo kurdo. Las revolucionarias que no dependen del poder de la sociedad serán marginadas o fracasarán completamente. Por lo tanto, la sociedad es la locomotora de la revolución y, al mismo tiempo, la revolución es siempre el logro de las sociedades. Como el estado fascista turco sabe esto exactamente, trata de aplastar la revolución con todos los métodos imaginables, propagar el miedo y el terror y con la fuerza pura o con métodos de biopoder para fragmentar la sociedad y obligarla a obedecer. El fascismo quiere oprimir cada aliento libre de la población y darle la sensación de que nadie puede resistirse, quiere destruir cada creencia y esperanza. Su objetivo es difundir una psicología de la derrota y la sumisión y establecer la legitimidad de su gobierno en la mente de la gente. El espíritu social, los sentimientos revolucionarios y la resistencia se combaten sistemáticamente con políticas de represión y aislamiento. Al mismo tiempo, el Estado turco trata de ocultar su realidad llena de codicia por el beneficio, el saqueo, la explotación, la masacre, la violación y el genocidio del mundo con los métodos de guerra especiales más hipócritas, manipuladores, sucios y poco éticos.

La lista de indignos ultrajes de la República Turca y la mentalidad capitalista detrás de ella es interminable. No sin razón su fundador Kemal Atatürk y su política fueron un gran modelo para los líderes fascistas como Hitler, Mussolini y Franco. No en vano, incluso hoy en día, los líderes autoritarios del gobierno y los estados con afán de lucro apoyan a su sucesor Erdogan. La afirmación de que el PKK es peor que el IS, de Donald Trump o de que Turquía es un aliado importante, de Heiko Maas, muestra claramente quién está de qué lado. ISIS es mantenido vivo y apoyado por el propio Estado turco, que a su vez es un socio de la OTAN. Todo el mundo lo sabe hoy. Ahora le toca al mundo hacer una lección del fascismo del siglo XX y oponerse a la conspiración internacional. Es aquí donde se concreta la lucha entre la modernidad capitalista y la modernidad democrática, que Rêber Öcalan considera la base de la Tercera Guerra Mundial actual en Oriente Medio.

Pero pensar que la guerra se limita sólo a Oriente Medio y que la paz prevalece en los países occidentales sería una gran falacia. Si una sociedad no puede autogobernarse sobre la base de sus propias instituciones ético-políticas, entonces esto significa alienación moral-social y dominación política extranjera. Puesto que esto sólo puede lograrse a través del Estado, el poder y la violencia, esto significa una guerra contra la sociedad. Lo único que le queda a la sociedad es la legítima autodefensa, la paz sólo puede encontrar su verdadero significado a través de la autodefensa, todo lo demás es la rendición y la sumisión. La paz sin autodefensa, que el liberalismo impone a los pueblos y sociedades de hoy, especialmente al juego de la “estabilidad y la resolución democrática de conflictos”, no es en última instancia otra cosa que el ocultamiento del dominio unilateral de la clase burguesa y el poder colonial armado hasta los dientes.

La modernidad capitalista trata de afirmar y expandir su hegemonía a través del método de dirección del bio-poder. Este método no sólo se basa en la explotación del plusvalor social a través de la producción industrial, sino que pretende transformar todas las áreas de la vida social en fuentes de acumulación de capital. La vida misma se convierte en una mercancía, sometida a la lógica del capital, y se impone a la sociedad una forma de vida individualista y egoísta. El sistema crea una cultura consumista anticomunista y un estilo de vida liberal que obliga al oportunismo y al profesionalismo. Todas las personas compiten entre sí. Al mismo tiempo, el capitalismo logra desdibujar la hostilidad contra el actual opresor a través del liberalismo.

La palabra paz fue mal utilizada de tal manera que el Estado turco incluso llama a su guerra de agresión “fuente de paz” y también los EE.UU. y la UE hablan constantemente de operaciones de paz, pero a medida que emergen crean exactamente lo contrario, guerra y caos. La guerra de Irak, que tuvo lugar en nombre de la democracia y la paz, mató a 1,5 millones de personas y fue un caldo de cultivo para el llamado Estado islámico. Por lo tanto, una correcta comprensión de una paz digna es esencial para nosotras. Sólo un Kurdistán libre en un Oriente Medio democrático puede garantizar a los pueblos una vida con diversidad de identidades, autonomía democrática y libertad de las mujeres. Esto no lo conceden los Estados, sino que lo crea la autoorganización social y se lucha por ella a través de la política democrática. Rojava es el mejor ejemplo de ello.

Queridas amigas,

Transformar esta guerra en la lucha por nuestra liberación no será fácil y ha requerido y ciertamente requerirá muchos sacrificios y esfuerzos. En cualquier caso, el pueblo de aquí ya no quiere aceptar el mundo de los gobernantes de esa manera y, por lo tanto, todo el pueblo participa en la guerra popular revolucionaria de diversas maneras. Así que ahora nos corresponde a nosotras tomar nuestra decisión. Decimos, o una lucha por una vida en libertad y digna o no vida.

Para nosotras, como revolucionarias, esta lucha comienza con nuestra propia personalidad y exige de nosotras una actitud radical. Una personalidad que mantiene la cabeza despejada en esta situación, reflexiona sobre sí misma cada día, siempre en busca, progresa con pasión y curiosidad, se defiende de los ataques del estilo de vida liberal y lucha persistentemente por una solución hasta el final y al hacerlo arrastra a todas consigo. Entender correctamente la situación política mundial y nuestro paradigma, desarrollar nuestra organización, el lenguaje correcto, la forma correcta de convencer – y en este sentido organizar nuestra vida correctamente. Si nos esforzamos por conseguir buenas prácticas en este sentido y también damos el sentido adecuado a los esfuerzos de nuestras compañeras y mártires, seremos capaces de poner en práctica todo lo que la actual situación nos exige.

Estamos convencidas de que una de las responsabilidades más importantes es difundir los escritos e ideas de Rêber Öcalan, que representan una solución clara a la cuestión kurda y una perspectiva democrática global. Esto también significa un compromiso serio con el paradigma de la fuerza revolucionaria más avanzada y otras fuerzas progresistas y militantes sobre los potenciales de la situación actual y el papel del internacionalismo. Necesitamos dar un significado a este momento de libertad en el que podemos elegir convertirnos en la fuerza determinante en esta guerra en curso. La gran red, que esta siendo creada por el intercambio internacional de experiencias adquiridas en Kurdistán y en todo el mundo, puede convertirse en una nueva alianza internacionalista.

Si realmente queremos romper las cadenas del enemigo, si queremos convertirnos en una fuerza capaz de responder a los ataques de un sistema global de gobierno, necesitamos fuertes conexiones entre aliadas y una organización internacional profunda. El caos de Oriente Medio y la crisis social de Occidente hacen que la percepción de la lucha por una vida digna sea importante. A través de la educación ideológica, nuevas conexiones organizativas y la defensa diplomática de la revolución en Kurdistán y en otros lugares, puede surgir una nueva fuerza socialista democrática. Hoy ya podemos ver que el espíritu de resistencia del Kurdistán se está extendiendo, arraigando e inspirando fuerzas sociales seguras de sí mismas.

Crear una, dos, muchas Rojavas. Por cada comuna que destruyan con sus ataques, nos organizaremos en muchas nuevas comunas. Por cada cooperativa que destruyan, nos auto-sustentaremos con muchas nuevas cooperativas. Por cada consejo que destruyan, nos reuniremos en nuevos consejos de autogobierno. Por cada academia que destruyan, crearemos nuevas academias y nos educaremos. Es la autodeterminación, la democracia y la unidad de la diversidad, la esencia de la sociedad contra los que hacen la guerra. Con el liderazgo del movimiento de mujeres y jóvenes, el espíritu del Confederalismo Democrático se ha extendido hace mucho tiempo por todo el mundo y se ha convertido en la esperanza de los pueblos. Puede que nos maten, pero nunca destruirán la esperanza.

La memoria de las Brigadas Internacionales en el Estado español y el flujo de internacionalistas hacia América Latina en la década de 1980 sigue viva entre las fuerzas libertarias de Europa. La participación en la resistencia en el Kurdistán es también tarea y responsabilidad de la juventud de Europa y de otros lugares. Por la defensa de la revolución de Rojava y de la Federación Democrática del Norte de Siria muchos internacionalistas han dado su vida. Defender los valores que han creado y continuar su lucha es nuestra responsabilidad.

Abajo el fascismo turco!
Viva la solidaridad internacionalista!
La resistencia es vida!