Egunero da martxoak 8!

354 0

Gaur, eguna heldu da, martxoak 8. Gure eguna. Gure ospakizunerako eguna. Gure borrokak ospatzeko, gure indarraren jabe egiteko eta beste borroka urte baterako energiaz betetzeko, mundu osoan zehar manifestazio eta ekintzak burutzen ari dira. Berdin du nora begiratu, mundu osoan zehar altxatzen ari gara eta toki guztietan protesta mugimendu handiak eta antolakuntza femnisita sortzen ari dira, Argentinan, Txilen, Afganistanen, Sudanen, Kurdistanen… ¡No podemos ni seremos ignoradas!

Mundu osoan zehar errepresio geroz eta bortitzago bati aurre egin behar diogula ez da batere arraroa. Estatuei beldurra ematen diegu, eta hala izan behar da! Mundua aldatzen dugunak gara, bizitza ezberdin baten bila mundu mailan mugimendu iraultzaileen lidergotza daramagunak gara

Baita Rojavan ere, nola ez, martxoak 8 ospatzen dugu; azken finean, emakumeon iraultzan bizi gara. Emakumeak dira estatuetatik, kapitalismotik eta patriarkatutik urrun bizitza eraikitzen ari direnak. Baina hemengo martxoak 8, ez da europako martxoak 8 bezalakoa. Esanahi ezberdin bat du. Europan, martxoak 8 urteko EGUNA da. Egun horretan aliantza eta talde ugarik ehundaka ekintza martxan jartzera begira ehundaka ordu sartzen dituzte prestaketa lanetan. Genero askapenaren EGUNA da. Baita Rojavan ere, nola ez, ospatzen dugu, baina ez EGUNA, baizik eta egun bat. Beste egun bat. Azken finean, “urteko egun guztiak martxoak 8 dira” esaldia errealitate bilakatu da hemen milaka emakumeei esker. Bizitza oso bat berreraiki nahi baduzu, jendarte oso batek bere burua auntoantolatu nahi badu eta patriarkatuaz askatu, ezin da ezta egun bat bera ere deskantsatu.

Martxoak 8 ospakizunerako egun bat da, baina egun bakar bat baino, gure bizitzetako minutu oro erasopean gaudela gogoratzeko egun bat ere bada. “Ez” esateko egun bat da. Munduko pertsona orok honi buruzko kontzientzia hartzeko eguna da: bizi ditugun bizi baldintzak ez ditugu ezta minutu bat bera ere ez onartzen. Eraso gehiagorik ez dugula onartzen demostratzeko eguna da, ezta erahilketa gehiagorik, ezta bortxaketa gehiagorik. Patriarkatua suntsituko duena gure eguneroko praktika eta borroka izango dela geure buruei gogorarazteko eguna da

Bai, hala da, azken finean dena gure eguneroko praktikara mugatzen da. Patriarkatuak ez gaituela bakarrik “kanpotik” erasotzen ulertzea garrantzitsua da, bere forma bakarra ez baita polizia, estatuak eta gizon biolentoak. Patriarkatuak gure bizitzetako gune orotan erasotzen gaitu. Gure laguntasunetan, gure antolakunde politikoan, gure baitan. Ispiluaren aurrean gelditu eta itsusi sentitzen garen momentu oro eraso bat da. Gure lagunik onenak modu sekretuan aurkari gisa ikusten ditugun egun oro eraso bat da

Sí, al final, todo se reduce a nuestra práctica diaria. Y es importante entender que el patriarcado no solo nos ataca “desde afuera”, no solo en forma de policías, estados y hombres violentos. El patriarcado nos ataca en todos los lugares de nuestras vidas. En nuestras amistades, en nuestra organización política, en nosotras mismas. Cada momento que nos paramos frente al espejo y nos sentimos feas es un ataque. Cada día que vemos en secreto a nuestras mejores amigas como competidoras es un ataque. Cada momento que nos sentimos pequeñas, estúpidas e inútiles es un ataque. Y también, cada día que nos sentimos solas es un ataque.

El patriarcado no es solo la violencia explícita que vemos todos los días en las calles y en el hogar, sino también todos los pequeños momentos que pasan desapercibidos. El patriarcado es mucho más que la fuerza bruta, es parte de todos los aspectos de nuestras vidas.

Es una forma de relacionarnos que determina quiénes podemos llegar a ser y cómo podemos relacionarnos entre nosotras, cómo desarrollamos las amistades, qué sentimos y no sentimos y, en última instancia, cómo nos relacionamos con nosotras mismas y quiénes somos.

El patriarcado nos separa las unas de las otras y nos hace enemigas.

El 8 de marzo es un recordatorio de que toda nuestra vida es una lucha. Una lucha en cada parte de nuestras vidas, contra los ataques externos y contra los ataques internos, una lucha contra todos los pequeños y feos sentimientos de los que no hablamos porque estamos demasiado avergonzadas de tenerlos.

Pero el 8 de marzo es también un día para recordarnos que tenemos mucho que ganar. Que otra vida es posible y que esta otra vida es nuestra vida.

Es un día en el que deberíamos sentarnos juntas, soñar y hablar. Buscamos respuestas a tantas preguntas… ¿Qué es una vida libre? ¿Qué significa exactamente en la práctica? ¿Cómo queremos relacionarnos entre nosotras? ¿Quiénes somos cuando no estamos determinadas por los deseos, sentimientos y expectativas del patriarcado? ¿Cómo queremos vivir juntas? ¿Qué significa el amor? ¿Cómo debemos luchar?

En busca de respuestas, la teoría no es suficiente para nosotras; no nos quedamos satisfechas con solamente con eslóganes. ¡Buscamos más! Después de todo, otra vida no es sólo posibe dentro de 100 años. Otra vida es posibe ahora, si nos atrevemos a luchar juntas ahora, para desafiarnos a nosotras mismas y a las demás. Cada día y en cada aspecto de nuestras vidas, contra el enemigo externo, pero también contra el enemigo interno, contra la envidia y la competición, contra la ineptitud, contra la soledad, contra cientos de cosas que nos separan a las unas de las otras.

El 8 de marzo empezó con Clara Zetkin y Sehid Sara (Sakine Cansiz) hizo de cada día del año un 8 de marzo. Ahora, depende de nosotras continuar la lucha. En Kurdistan y en todo el mundo.

Jin Jiyan Azadi