Héroe de nuestro tiempo – Andok Cotkar, Konstantin

250 0

El 16 de octubre de 2019, Andok Cotkar Konstantin, de Kiel, del norte de Alemania, murio por un ataque aéreo en Serekaniyê, norte de Siria, en el curso de la guerra de agresión de Turquía, miembro de la OTAN.

En septiembre de 2016, Heval Andok se unió a la Fuerza de Defensa Popular de YPG en Rojava, en el norte de Siria, para formar parte de la lucha contra el Estado Islámico. Estuvo involucrado en batallas en varios frentes contra el EI en las regiones de Minbic, Cerablus y Raqqa.

Después de una lesión, regresó a casa por un tiempo, pero luego regresó a Kurdistán y fue el último en las unidades de resistencia de Şengals YBŞ para defender al pueblo yezidi de nuevos genocidios. Con el inicio de los ataques del estado fascista turco y sus mercenarios yihadistas, inmediatamente se ofreció como voluntario con muchos otros compañeros para defender la Revolución de la Esperanza que había florecido en Rojava desde 2012.

Como muchos otros compañeros y personas que luchan, dio su vida en la resistencia contra el fascismo y en defensa de la dignidad humana. En un momento en que todos los gobernantes desde Trump hasta Putin y Kamp-Karrenbauer se superan con traición, hipocresía y su siniestra busqueda de beneficios, nuestro amigo y compañero Konstantin Andok es verdaderamente un héroe de nuestro tiempo.

Cuando Konstantine se fue de su casa en la costa báltica, no le conto a nadie sobre su plan. Entonces se subió al avión con destino a Kurdistán el día internacional contra la guerra, el 1 de septiembre de 2016. Solo en el camino informó a su familia, que desde entonces, como muchas otras familias alemanas, tal vez se haya convertido al menos en parte de la esperanza del pueblo kurdo en resistencia. Konstantin no era un ex soldado o activista de izquierda como muchos otros que se unieron al YPG. Era simplemente un hombre cuya conciencia ya no podía tolerar las atrocidades del Estado Islámico y sus aliados y, por lo tanto, siguió su corazón al unirse a la resistencia para defender a los pueblos de Medio Oriente y por una sociedad democrática, ecológica y la libertad de las mujeres.

Llegamos a conocer a Heval Andok como una persona muy modesta y sincera. Cuando acababa de llegar a Rojava, le preguntamos de donde venia y respondio: “De Kiel, asentamiento burgués”. Konstantin trabajó anteriormente como agricultor de donde obtuvo su apellido Cotkar. Solía ​​hablar en dialecto bajo alemán y se hizo muy apreciado por todos sus compañeros con su actitud natural, generosa y su típico humor nórdico.

Después de lesionarse en Rakka, dijo en un documental de televisión: “Cuando regrese a Europa, espero ver a mi familia nuevamente, a mis amigos nuevamente y también a mis antiguos jefes. Y espero volver a trabajar como agricultor. Al menos por un tiempo, porque también es divertido “.

No pensaba mucho en las discusiones académicas sobre teorías políticas, más bien quería aprender  cómo cumplir con su deber en la lucha del YPG, cómo protegerse a sí mismo, a sus amigos y a la población. Sin embargo, también leyó con curiosidad las ideas de Abdullah Ocalan sobre el confederalismo democrático y siempre participó activamente en las discusiones. Pero el hecho de que él fuera sobre todo un hombre de acción y práctica se demostró por el hecho de que también salvó la vida de muchos compañeros como paramédico y se distinguió por su incansable compromiso y espíritu cooperativo. Para él, Rojava era el lugar donde realmente podía expresar su propia personalidad y habilidades, y donde siempre estaba muy feliz y alegre de ser parte de la comunidad de sus Hevals.

Después de su regreso a su tierra natal del norte de Alemania y en el curso de la guerra de ocupación en Afrin del estado fascista turco, que fue solo un anticipo del ataque actual, se mantuvo en contacto con la sociedad kurda e intentó involucrarse allí también. El estado reaccionó a su regreso con acusaciones de terrorismo, por lo que, como miembros de la OTAN, siempre formaron parte del proyecto de cinturones verdes (fuerzas yihadistas) contra los movimientos socialistas progresistas en Oriente Medio y hasta el día de hoy alimentan el terror del estado fascista de Turquía y sus pandillas de asesinos yihadistas aliados. Solo este año, Alemania entregó un cuarto de millón de euros de armamentos a Turquía. Una histórica hermandad de armas desde Bismarck y el Imperio Otomano. Una línea ideológica común de fascismo desde Atatürk a través de Hitler, hasta Erdogan el dia de hoy. Los descendientes de las víctimas del genocidio de armenios, yezidíes, suryoye, alevis y kurdos del siglo pasado, que luego huyeron al norte de Siria, son hoy nuevamente los mismos afectados por la expulsión y la limpieza étnica en Rojava.

 

Pero aquellos que llevan la resistencia contra el fascismo en Alemania, Italia o España del siglo pasado en sus recuerdos y corazones son precisamente aquellos que hoy asumen nuevamente la responsabilidad de defender la dignidad humana contra la barbarie del capitalismo. Hoy esta lucha tiene lugar en Kurdistán en nombre de toda la humanidad. Heval Konstantin Andok sintió y entendió esto. Por lo tanto, no duró mucho en Europa, intentó persistentemente regresar a Rojava después de unos meses. Como él mismo dijo, la vida en Alemania había perdido su significado, la vida tenía un significado solo con un objetivo claro en mente. Para Heval Konstantin Andok, esto significaba ser parte de la esperanza que Rojava da a todo el mundo y defenderla. Es por eso que nunca será olvidado por nosotros y nos deja con una gran responsabilidad.

También en memoria de la activista antifascista y antiguerra Anni Wadle de Kiel y amigos cercanos, Anton Leschek, Michael Israel y Ryan Lock, así como de todos los que murieron en la lucha por la humanidad, expresamos nuestra más sincera condolencia a la familia y a todos los amigos de Konstantine. Llevaremos sus sueños en nuestros corazones. Si ofrecemos resistencia, Heval Konstantin Andok estará con nosotros en corazón y alma tanto en el frente en Kurdistán como en la calle de la metrópoli y nos dará la fuerza que necesitamos para finalmente poner fin a la locura. Continuaremos tu lucha. Nunca podran sofocar la búsqueda de libertad y justicia. Porque la resistencia es vida, por lo tanto, en ese momento hasta hoy “ni olvido, ni perdon”, todos juntos contra el fascismo.

Şehîd namirin – ¡Los mártires son inmortales!

¡Viva la revolución de Rojava!